Interes General  |  violencia de género

Nota de UTELPa a Ziliotto

Por Utelpa
El ajuste ajusta

Fotos: Utelpa


La UTELPa elevó una nota al Gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, manifestando preocupación por el avance de la segunda ola de la pandemia en la provincia, y demandó medidas  urgentes  preservar la salud y la vida.   Puntualmente, la nota incluye cuatro pedidos específicos: 

  • la suspensión, de manera temporal, de clases presenciales, en forma focalizada a los efectos de restringir la circulación de docentes, no docentes, estudiantes y familias, en aquellas localidades que se ha registrado un aumento acelerado de contagios para impedir la propagación del virus, como por ejemplo Santa Rosa- Toay.
  • una planificación ante esta situación que se va ir dando a lo largo de este año, con períodos de “clases presenciales” y “clases virtuales” según sea el nivel de contagio en las localidades; 
  • mayor celeridad en la vacunación de todas/os las/los docentes que están trabajando en la presencialidad para dar cumplimiento efectivo a lo acordado en forma “unánime”, en la resolución 386/21 del Consejo Federal de Educación, por los Ministros de Educación de las 24 jurisdicciones del país. 


A continuación compartimos una copia textual de la nota:

 Nos dirigimos a Ud. al efecto de manifestarle una serie de preocupaciones y solicitudes que nos movilizan.
Al igual que la población en general venimos siguiendo los datos oficiales que muestran el avance del COVID y el crecimiento de casos en nuestra provincia. Pero particularmente, desde nuestro Sindicato monitoreamos el territorio y los casos en torno a la comunidad educativa. En varias oportunidades, y en los diferentes ámbitos, hemos manifestado nuestra preocupación por esta situación donde dejamos expresado que estamos convencidas/os que la escuela es un lugar seguro, en tanto, y damos fe de que así es, se cumplan los protocolos. Pero las escuelas no son ajenas a la realidad, son parte de la sociedad en la que está anclada y el virus no pide permiso y no discrimina, sigue avanzando. Somos testigos y protagonistas de los contagios de docentes, niñas/os y jóvenes.
A más de un año de pandemia decimos, con orgullo, que en nuestra provincia la educación estuvo garantizada porque las y los docentes supimos y pudimos “re inventarnos”, a pesar de tantas dificultades. Desde el mes de septiembre del 2.020 hemos asumido la enorme responsabilidad de garantizar la presencialidad.
Desde el Ministerio de Educación se nos han presentado, en la COMISSET y reuniones con el Ministro de Educación, números y porcentajes que afirman que “el número no es elevado”. Señor gobernador, cada número es una vida, con familias, con historias. Cada persona que enferma sufre, no solo físicamente sino emocionalmente. Sin mencionar aquí las secuelas que aún ni los especialistas conocen en profundidad.
Hoy más que nunca queremos una “presencialidad cuidada”. No solo con medidas sanitarias y protocolos, sino que queremos que nuestras autoridades provinciales cuiden a toda la comunidad educativa, docentes, no docentes, estudiantes y familias, tomando decisiones acertadas en el momento oportuno.
Por todo lo expresado hasta aquí es que la UTELPa le solicita la adopción de medidas que incluyan: 
·   la suspensión, de manera temporal, de clases presenciales, en forma focalizada a los efectos de restringir la circulación de docentes, no docentes, estudiantes y familias, en aquellas localidades que se ha registrado un aumento acelerado de contagios para impedir la propagación del virus, como por ejemplo Santa Rosa- Toay.
·   una planificación ante esta situación que se va ir dando a lo largo de este año, con períodos de “clases presenciales” y “clases virtuales” según sea el nivel de contagio en las localidades; 
·   mayor celeridad en la vacunación de todas/os las/los docentes que están trabajando en la presencialidad para dar cumplimiento efectivo a lo acordado en forma “unánime”, en la resolución 386/21 del Consejo Federal de Educación, por los Ministros de Educación de las 24 jurisdicciones del país. 
 
Enfatizamos en que la discusión central no es “presencialidad si” o “presencialidad no”. Sabemos las/los docentes, mejor que nadie, que el vínculo es esencial y para ello la presencialidad es indispensable, pero primero necesitamos preservar la salud y la vida. Solo así se podrá garantizar el derecho a la educación segura y cuidada.
Sin otro particular, solicitamos una audiencia a la brevedad.
 
  
Secretariado Provincial
UTELPa